Toda aventura empieza por un "sí"


Capri es un lugar perfecto para el viajero que desee conocer la isla a su ritmo, andar reposado y sin preocuparse por las prisas o los coches. La forma más fácil de llegar es en barco, al puerto de Marina Grande, el más característico de la isla. Si este te ha gustado, seguro que Marina Picola también… Es una cala pequeñita donde puedes tumbarte a leer tranquilamente, a diferencia de otras playas de Capri, esta no cobra la entrada, por tanto es usual que a veces esté muy concurrida, esto no quita el encanto de este lugar. El agua, las rocas y la naturaleza se funden en un panorama idílico, casi de película. No olvides de coger un barquito pequeño para darte un chapuzón en Faraglioni, unas rocas espectaculares de anuncio, donde efectivamente se han rodado numerosas campañas de prestigiosas firmas. Por las noches puedes pasear por el casco antiguo, una de las zonas más glamurosas de Capri y de toda Italia. Lo mejor de la isla es ir sin rumbo por todas sus calles y rincones, merece la pena perderse por Capri.

 

 

 

Nuestro modelo Marina Picola está inspirado en el atractivo de la playa Marina Picola.