Siempre hay que tener un penúltimo sueño.


No hace falta cruzar el océano para llegar al paraiso… En España también tenemos nuestro pequeño pero gran paraíso, hablamos de Menorca, conocida por ser un museo al aire libre. Todos sus rincones son espectaculares. Dicen los menorquines que todo lo bueno y lo malo les ha llegado por el mar. Lógico si tenemos en cuenta que Menorca es una isla. Sin embargo, una frase tan simple resume más de 2500 años de historia en los que Menorca ha sido colonizada por muchas civilizaciones. Por fortuna, a pesar del trasiego humano, la isla no ha perdido ni un ápice de su personalidad.

Hoy os traemos la cala de Binidali, una de las playas más desconocidas de Menorca, su difícil acceso ha hecho que la playa está desierta hasta en temporada alta… Su arena blanca y su agua turquesa te transportarán a un estado de paz y gloria que solo se vive en Menorca.

Nuestro modelo Binidali está inspirado en el atractivo de la playa de Binidali.